Sello de calidad Dodot 

Nada más saber el título ya sabreis del tema… ¡Pero tambien tenía que probarlo! 

Al papi le encantó la bolsa.

El “problema”  que he tenido es que yo pensaba que era algo novedoso pero al llegar la bolsa comprobé que eran los mismos que estaba usando desde hace tiempo.  

Primero empecé con los sensitive,  después pasé a los activity y desde hace un mes más o menos estoy con estos. Me gustaban más los Dodot activity porque se veían más suaves y de mejor calidad,  pero estos Dodot son algo más económicos y siempre está seco.

Son unos pañales caros en comparación con otros pero la calidad supera con creces a otras marcas. Para compensar lo que hago es comprar por internet pedidos muy grandes aprovechando ofertas.  Además duran más,  a no ser que se haga caca o el pañal de la mañana que está muy cargado de toda la noche no le cambio más durante el día porque siempre está seco. Nunca me lo encuentro mojado o con escapes.

En cambio con las toallitas no soy fiel a la marca. Reconozco que son muy suaves y con la humedad necesaria pero intento buscar siempre alternativas con componentes más ecológicos. 

¿Y a vosotros? ¿Qué os parece y qué opinais de la marca?

18 meses de lactancia materna

¡Quién me iba a decir que llegaría hasta este punto! Sobretodo cuando nació y con todos los problemas que tuve para que se enganchara al pecho tal como expliqué en  entradas anteriores.

No pude evitar crear mi propio “Tree of life”

Puedo asegurar que me encanta dar el pecho a mi bebé, pero… se me ha pasado muchas veces por la cabeza destetarlo. Está es mi visión personal sobre la lactancia materna.

Mis inconvenientes:

1. Crea mucha dependencia. El bebé no puede estar sin ti. Ahora que es más mayor aún hay veces que tengo la impresión de que me ve sólo como un par de tetas, y si tiene “mono” insiste sin parar con rabieta incluida. 

2. No sabe dormirse sin su teta si estoy presente. Sólo conseguimos dormirlo en el carrito de paseo y sin estar yo presente. En la guardería duerme en un colchoneta él sólo, pero estoy segura de que el ambiente le condiciona (y seguro que habrá llorado lo suyo antes). Sólo ha pasado una noche sin mi y fue una pura odisea para mi madre. 

3. Tiene más despertares. Lucero duerme muy muy mal. En 18 meses sólo ha conseguido dormir 3h seguidas como máximo (¡y esas noches me despierto con ganas de comerme el mundo!) pero lo normal es que pida cada menos tiempo, incluso rachas de toda la noche con la teta en la boca o despertarse cada 40 minutos o menos. Estoy segura que si le quitara el pecho y dejara de hacer colecho tendría menos despertares. Aunque es verdad que también ha tenido sus motivos porque ha pasado por una otitis perforada y su intolerancia a la leche de vaca le ha provocado más de un dolor de tripa.

Mis ventajas:

1. Siempre disponible. Hemos viajado bastante y siempre ha tenido su leche disponible. Cuando está enfermo sólo quiere pecho y yo me quedo más tranquila porque se que algo ha comido. También al tener la intolerancia a la proteina de leche de vaca (que todavía no ha acabado de superar) me ha ahorrado mucho dinero porque las leches hidrolizadas son carísimas y saben además fatal.

2. Le relaja. Lucero es un bebé muy muy intenso. Y no lo digo yo, lo dice todo el mundo. “Vaya bicho” .  También no se cómo serán las rabietas que dicen que tienen a partir de los dos años porque él hace tiempo que empezó y es agotador. Muchas veces le he ofrecido pecho para relajarse por estar yo misma desbordada. También para dormir es mano de santo, al poco de succionar cae rendido.

3. Es nuestro momento de paz y conexión. Lucero es poco cariñoso, por eso, con más motivo cuando está abrazado a mi mirándome con esos ojazos me derrito de amor. 

Por lo pronto estoy siguiendo el plan de No ofrecer, pero no negar. También le he dicho que la teta tiene frío (a ver que excusa me invento en verano) y parece conforme con la idea y siempre se espera a pedir cuando llegamos a casa, pero a veces es llegar al portal y se enrabieta de la desesperación que tiene por cogerse a su teta. 

Tengo previsto para verano quitarle las tomas nocturnas. Esperamos hasta verano porque necesito la ayuda del papá, pero mientras, es difícil porque se pasa muchas horas a la carretera y me preocupa que el sueño le pasase factura. También tengo la esperanza de que como será algo más mayor le podré razonar y convencer mejor con el cuento de La teta cansada para conseguir que entre sus rutinas no esté el pecho para dormir.

Se hace mayor.

Hasta entonces seguiremos igual ya que no hay otra forma de relajarse y rechaza también biberones y chupetes. No quiero terminar con la lactancia, me encanta, pero necesito descansar mejor. 

¿Alguien en una situación parecida? ¿Me podéis dar algún consejo?

Cicatrices…

Han pasado más de 14 meses desde mi parto y sigo recordándolo como un episodio muy oscuro de mi vida. Conforme más días pasan más “rabia”  acumulo hacia el tipo de atención que recibí. 

Y todo es debido a que cada día me lo recuerdan mis cicatrices.  Esperaba que con el tiempo desapareciera pero mi problema sigue allí, con sus días de sus más y sus menos.

Hace poco pude acceder a mi historial de parto e indicaba claramente que tuve un desgarro de III y IV grado. Pero en ninguna parte aparecía indicada la maniobra de Kristller, la maniobra que está desaconsejada y que me provocó ese problema.  Fue una medida supongo que desesperada,  mi hijo estaba “atascado” porque iba con una mano por delante y la bolsa llevaba rota más de 18h. No entiendo cómo no pudieron verlo antes.  Ahora mismo si me encontrara a la gente que atendió mi parto me gustaría hacerles un arsenal de preguntas que en su día por el cansancio y coctail hormonal ni me plantee hacer. 

Estos desgarros severos se llaman laceraciones de tercer y cuarto grado. Una laceración de tercer grado es un desgarro en el tejido vaginal, piel del perineo y músculos del perineo que se extiende hasta el esfínter anal (el músculo que rodeo tu ano).

Además a parte del desgarro mi hijo tuvo una contractura que impidió que se enganchara al pecho hasta pasado un mes.  Esto no lo supe en su momento y contribuyó a mi depresión postparto. 

Hoy mi bebé es un niño sano, alegre y tan espabilado que agota toda mi energía! Estoy orgullosa de él,  por difícil que me lo ponga. Es el culpable de que con sólo su sonrisa me olvide de cualquiera de mis problemas. 

Pero una se vuelca tanto en cuidar de su bebé que se olvida de una misma y yo tengo temas pendientes por resolver.

Cicatrizo muy bien, no tardé en recuperarme en ese aspecto. Pero cómo me cosieron y cómo quedó mi suelo pélvico es otra historia.  Me he portado mal. No acudí a mi revisión de los 6 meses postparto porque estaba convencida de que mis problemas se solucionarian milagrosamente. Pero no ha sido así. 

En mis relaciones la verdad es que no hay gran problema,  pero en cambio el esfínter no ha vuelto a ser el mismo. Débil y por temporadas hay una variz muy molesta. Mi dieta es bastante restringente porque vivo con miedo a una incontinencia. Esto me está afectando física y emocionalmente.  Soy una mujer sana, que tuvo un buen embarazo, e incluso preparé mi suelo pélvico con el masaje perineal durante el embarazo pero… acabé con un desgarro por culpa de una mala práctica en mi parto que me afectará de por vida

Recientemente me he apuntado a unas clases de hipopresivos y he vuelto a mi matrona. La cuál después de revisarme y me ha derivado a un especialista,  aunque estas cosas van muy despacio y a saber cuando me atienden. También me comentó que en caso de un segundo embarazo tendría que ir a una cesárea programada porque seguramente mi cuerpo tendría otro desgarro. Esta información me dejó bastante anodada. Me gustaría tener en un futuro un parto respetado y quitarme la sombra de este. Aunque por lo pronto no hay intenciones de un hermanito por diferentes motivos y es un tema que ya debatiremos más adelante. 

¡¡Así que lo dicho!!  Para cuidar bien una de su familia primero debe cuidarse una misma.  ¿Tenéis alguna experiencia similar? Se de la importancia de los ejercicios de Kegel, pero soy bastante olvidadiza para estas cosas ¿Recomendáis algún ejercitador de los que venden?  

Mi bebé cumplió un año.

Hace un año explicaba mi parto. Un parto muy poco respetado y con un postparto complicado.

Ahora miro las fotos de hace un año y me cuesta creer que fuera tan débil. Los días se me hicieron eternos pero el año se me ha pasado volando…  

Un año de puerperio,  de encuentro conmigo misma y de renovación.  Cada vez que lo miro siento que lo quiero más y más. 

Un año de dieta sin proteína de vaca, sin dormir del tirón y con preocupaciones constantes… Pero… ¡Que no lo cambio por nada!! 

Cada día me parece menos bebé y más niño. Con 11 meses se animó ya a andar y ahora ya corre.  Parezco mala madre, siempre va con la cara marcada,  pero a todo se lanza sin ser consciente del peligro!

Empezó la guardería muy a mi pesar.  El invierno pasado estuvo casi entero con bronquitis y estuvo con niñera, además era demasiado bebé a mi parecer.  Pero este año está reservada para cuando se ponga malo, la economía no da para tanto. Ojalá tuviéramos a la familia más cerca para tener un poquito más de apoyo. Odio la conciliación familiar de este país. Por suerte nos lo pone fácil y casi siempre se queda tranquilo (los días que está pocho me parte el alma y no quiere saber nada de ese sitio). 

Le encanta la regadera, las pelotas, la fregona y tiene obsesión por los ventiladores.  Señala todos los perros que ve por el parque y saluda a los desconocidos que no le hacen caso con la mano mientras dice “Hola hola hola”  (siempre tres veces).  Hace muchos días que empezó con las rabietas que a veces soluciono con la teta o como buenamente puedo. No le gusta dar besos ni abrazos,  pero hacerte pedorretas le encanta!  Y tiene una sonrisa que saca del día más oscuro a cualquiera. 

En la revisión nos dijeron que está bien. Que es un niño pequeño pero que ha ido siguiendo su curva de crecimiento.  Con la pedíatra no hemos congeniado mucho. No he seguido sus pautas de alimentación (completamente desactualizadas) y no me pareció correcto que me recomendara el método Stivill para el sueño. También me dijo que ya iba siendo hora de quitarle la teta…  JA!!  

Por último me ha sembrado la duda sobre el autismo. Ya que Lucero no responde a su nombre,  ni hace caso a ninguna orden. Aunque yo pienso que es porque es muy suyo, todavía es muy pequeño y simplemente no le apetece por lo pronto…  Nos dijo que vigilaramos su conducta. ¿Vosotras qué opináis? 

¡¡Gracias por leerme!! 

Amor a primera vista… no siempre.

Creí que la primera vez que lo viera sentiría un flechazo o una señal que indicara que estábamos unidos por lazos invisibles… Estaba incluso ansiosa por vivir ese momento.

Y no fue como en las películas

image

Quizás influyó mi parto poco respetado o simplemente depende de cada madre.  Sólo se que cuando nació mi Lucero yo no sentí nada. No me llegaba a hacer a la idea de que era mi hijo y sufrí sentimientos de rechazo al tener problemas para establecer la lactancia materna. A los días la ausencia de un vínculo me llegó incluso a martirizar tanto que me sentía culpable.

Ahora se que las circunstancias iniciales no fueron las más idóneas y que sufrí una depresión postparto. De todas formas aunque es un tema tabú,  es un sentimiento más común de lo que se cree entre las madres.

El día que te conocí no sentí nada especial, sin embargo ahora siento, y con intensidad, todo aquello que esperaba sentir el día que naciste.

 El vínculo se dio poco a poco, de manera natural, en nuestro tiempo y nuestro espacio. Ahora indiscutiblemente es el amor de mi vida que cada dia crece más,  sin límites.

image

¿Crees que es un momento que está mitificado? ¿Sentiste un flechazo con tu bebé?

Mi experiencia con BLW

Baby-led weaning es el término inglés que se utiliza para designar la iniciación en la alimentación complementaria dirigida por el bebé.

No existe una traducción “oficial” al español, podríamos hablar de alimentación autorregulada. Se trata de no darle al bebé ni papillas ni purés, sino de ofrecer los alimentos que ellos mismos puedan gestionar y comer de forma autónoma, así de sencillo.

Cuando estaba embarazada ni oí hablar del tema, ni me planteaba que existía esta opción. La primera vez que lo vi fue en un taller al que me apunté de alimentación. Me abrió los ojos, todo parecía tener una lógica aplastante y tuve claro que cuando cumpliera Lucero los requisitos querría probarlo.

Muchos lo consideran una moda,  pero los triturados no existían antes… ¿No será que los purés en realidad eran una moda?

Información.

Lo primero que hice fue informarme. Informarme mucho. Asistir si hay la posibilidad de talleres presenciales, lecturas como “Se me hace bola”, El niño ya come sólo ” y “Mi niño no me come “. También hay en Facebook grupos como “BLW de buen rollo” y blogs como “Mami Natura”

El comienzo.

Tuvimos un problema principal, y es el pánico que tenía mi suegra a que se atragantara,  ella se negaba a seguir este método. Con ella se queda Lucero hasta las 4 de la tarde. Así que en un principio a la hora de la comida ella sólo le daba leche materna. El resto de las comidas las hacía con nosotros con BLW.

image

Lucero con 6 meses.

Al mes, cuando ya veíamos que dominaba mejor, mi suegra le daba de comer papillas.  Esto lo hicimos porque teniamos miedo de que al principio se confundiera,  ya que una papilla directamente la tragas y unos trocitos antes tiene que masticarlos. Así que hemos acabado con BLW mixto, aunque cuando se lo da, le insistimos en que no le fuerce y coma sólo lo que quiere.

En la actualidad.

Ahora Lucero tiene casi 10 meses, cuatro meses con la alimentación complementaria y podemos adelantar que estamos encantados.

image

Con 9 meses

Tiene sus predilecciones y sus días, pero no me preocupo nunca porque su alimento principal hasta el año sigue siendo la leche materna.  De hecho uno de los puntos que me daba “miedo” es que no comiera lo suficiente porque siempre ha ido justo de peso, pero precisamente está mejor que nunca.

Las críticas.

Como siempre hay opinólogos y nos hemos encontrado con todo tipo de críticas, sin embargo ahora que lo ven comer con mucha habilidad hasta las abuelas empiezan a fardar de cómo come su nieto!

La limpieza.

No os lo voy a negar, este punto es un caos!  Se ensucia y mucha comida acaba en el suelo. En el suelo pongo un plástico para que sea más fácil la limpieza.  Y la comida que no se come acaba para las mascotas (o para mi). Cuando hemos comido fuera le he dado puré o alimentos que sepa que no van a ensuciar mucho. Últimamente le doy mi comida con tenedor previamente cortada y se come la mitad de mi plato.

Atragatamientos.

Otro punto que me daba mucho apuro. Pero con información lo llevas mejor. Al principio los bebés el reflejo de arcada lo tienen bastante antes de llegar a la tráquea y lo hacen bastante.  Lucero él sólito echaba fuera lo que era demasiado grande. Ahora nunca lo hace,  alguna vez quizás pero lo mismo que nos ocurre a nosotros al comer.  Por suerte no he tenido ningún susto, pero estábamos al día con los primeros auxilios.

Mi opinión personal.

Está claro que todos los niños acaban comiendo sólidos tarde o temprano.  El hecho de no “viciar ” la saciedad para prevenir una futura obesidad es lo que en un principio más me llamó la atención del método.  Sin embargo, al final la más beneficiada he sido yo misma. Antes comía realmente mal… Y con toda la información me he reeducado, porque al fin y al cabo nuestros hijos como mejor aprenden es del ejemplo.

Tampoco nos preocupamos de las papillas ni cuando comemos fuera porque ya come prácticamente lo mismo que nosotros. Además a Lucero le encanta la hora de la comida porque está como uno más en la mesa y se ve que disfruta del momento. Aunque tiene sus preferencias, siempre está abierto a probar cosas nuevas y rápidamente identifica las que ya conoce.

Respecto a su coordinación mano-ojo ha sido asombrosa.  Al principio le costaba hasta acertar en la boca y ahora hace la pinza perfectamente para llevarse un guisante a la boca.

Lo único que me agota es la limpieza,  pero todo son etapas y se que llegará el día que lo lleve mejor.  Ahora es momento de ensuciarse, explorar y aprender.

image

Con casi 10 meses

¿Lo conocíais?  ¿Habéis prácticado este método?

Volando por primera vez con un bebé

Recién cumplidos los 9 meses llevamos a Lucero por primera vez en avión. El destino final fue Stresa,  un pueblecito precioso de Italia. Fue un viaje corto e intenso, de 3 noches por una boda de un familiar.

Viajó con su DNI que tiene una validez de dos años y su tarjeta sanitaria Europea. Imprescindible… Además hicimos uso de ella allí por lo que resultó ser al final una conjuntivitis.  ¡Con niños tienes que ir preparado para todo!

Según la compañía de vuelo hay distintas condiciones para bebés que es importante revisar antes de hacer el viaje. En nuestro caso fue Rayanair. Por su billete nos cobraron 40€ ida y vuelta en concepto de tasas… Y eso que viajaba en nuestro regazo.

image

En el avión, la tripulación de cabina proporciona un cinturón infantil de seguridad y en este caso, el bebé no tienen derecho a llevar equipaje, ya que viaja en el mismo asiento que el pasajero adulto. Este pasajero adulto sí tiene derecho, como todos los demás pasajeros, a una maleta de mano (10kg), a otro bulto pequeño, y además, podrá añadir una bolsa de viaje de máximo 5kg que corresponde al bebé.

También incluye la facturación de una sillita y una cuna de viaje o silla de coche.

Nosotros sólo llevamos la sillita, que la puedes llevar hasta la entrada del avión. Una vez allí te la recogen y no te la devuelven hasta la llegada en la cinta del equipaje facturado.

Una cosa que me sorprendió es que en los aeropuertos hacen la excepción y te dejan llevar la comida para bebés en el equipaje de mano. Eso incluye potitos y agua. Se supone que deben ser los imprescindibles para el viaje.

Las recomendaciones que hacen es que para el despegue y el aterrizaje el bebé esté succionando para aliviar los cambios de presión. En mi caso le ofrecí el pecho y creo que ni se enteró de los cambios. 

Por último añadir que entramos por la puerta de embarque prioritario, en Rayanair aunque viajes con un bebé NO tienes derecho a ella pero… Una vez allí cargado con todo y el bebé no hay personal que se atreva a decirte lo contrario. 

image

El viaje nos pasó volando, fue muy ajustado de tiempo ya que no disponíamos de más días libres. Además, con un bebé no lo puedes exprimir al máximo porque te debes de adaptar también a sus horarios pero a pesar de los percances lo disfrutamos y aprovechamos bastante. Tanto que… Ya tenemos billetes de avión para el próximo destino… ¡Una semana a Menorca en agosto!

¿Habéis hecho algún viaje en avión con niños?  ¿Cuáles serán vuestros destinos?