Revisión ginecológica y síndrome de congestión pélvica.

Llevábamos ya 6 meses de búsqueda sin resultados. La última revisión había sido había sido hace 3 meses y todo se veía bien por ecografía. Así que ya estaba dada de alta completamente por mi aborto. Era la revisión anual que me hago cada año en mi ginecólogo privado, al que le tengo confianza plena.

Él sabía que estábamos en búsqueda, y le extrañaba que no lo hubiéramos conseguido todavía. Le expliqué que mis reglas ahora eran más abundantes y que tenía dolores fuertes que solían coincidir con la ovulación y los días premenstruales.

Esta vez, decidió hacerme una ecografía vaginal semincorporada. Y descubrió que tenía varices uterinas.

Las varices uterinas, conocidas popularmente como “varices en la matriz” son un conjunto de síntomas que causan dolor crónico en la zona abdominal baja, que empeora la ovulación y el período premenstrual en mujeres en época fértil que hayan tenido uno o más embarazos.

Como veis en la definición, yo las estaba teniendo de libro. También se denomina a este problema “Síndrome de congestión pélvica”. Puede estar relacionado por número de partos, fluctuaciones hormonales, infecciones… Como la infección que se llevó a mis niñas.

No me lo vieron antes porque las ecografías se suelen hacer tumbadas y el plexo venoso está “relajado” por lo que no se ve en la imagen.

Esta noticia me dio luz a la explicación de mis complicaciones. Esta era la explicación de por qué en mis legrados me desangraba, necesitaban estabilizarme y hacerme transfusión de sangre. En el proceso “rompían” una variz y mi cuerpo no era capaz de solventar la hemorragia.

Por otro lado el síndrome de congestión pélvica puede ocasionar problemas de fertilidad, es decir, dificultades para nuevos embarazos.

De todas formas, el ginecologo es siempre muy positivo conmigo y me recetó un par de medicamentos para ayudarme.

Uno de ellos es Inofolic fert. Es un suplemento para mejorar la calidad de mis óvulos. Aunque sabe que en principio no tengo problemas quería reforzar. De hecho vio que en mi ovario derecho tenía casi dos folículos a punto para ovular y nos recomendó tener relaciones los próximos dos días. Incluso podía ovular a la vez de los dos porque iban muy a la par!

El otro medicamento que me recetó fue Utrogestan 200mg por vía vaginal del día 14 al 28 de ciclo y en el caso de que me quedara embarazada siguiera tomándolo. Esto simplemente es progesterona, la hormona que ayuda al útero a hacerlo más receptivo a la implantación del óvulo. Justamente ahí parece que residía mi problema.

Me fui de la consulta contenta y satisfecha. Tenía respuestas y posibles soluciones.

¿Vosotros, habíais oído hablar de este problema? ¿Conocéis casos de embarazos exitosos?