¡Por fin tengo tiempo para mi!

Hacía mucho tiempo que no publicaba una entrada en el blog,  junio ha sido un mes muy intenso. No he tenido tiempo para nada y de este mes tendría varias entradas para publicar, pero mi agotamiento físico y mental era tal por las tardes que al volver de trabajar no me apetecía nada.

image

El motivo por el que por fin tengo más tiempo , es que ya no trabajo por riesgo laboral. Me tendrían que haber dado esta suspensión hace tiempo, pero por cabezonería mía, situación laboral complicada y      problemas con la gestión del papeleo retrasó esta circunstancia más de lo que se debía. Al final de este periodo de gestión padecía mucho estrés, no se avanzaba, veía que hacía cosas que podían ser perjudiciales para mi bebé y la insistencia de la gente de mi alrededor que me decía si no tenía miedo por mi pequeño… Me sentía mala madre. 

Dentro de lo que cabe estoy teniendo la suerte (y cruzo los dedos) de estar llevando un buen embarazo, a excepción de un susto que explicaré en una futura entrada. Sin embargo el peso de las semanas empieza a hacer mella.  Por si a alguien le interesa pongo aquí un esquema sacado de la página de la Seguridad Social del proceso que he llevado a cabo para poder al fin estar tranquila:

image

En mi caso al trabajar en un laboratorio, tenía riesgo físico, biológico y químico. No se trata de una baja, es una suspensión de empleo, en la que la mutua paga el 100% de tus retribuciones hasta el día del nacimiento. Así que si existen riesgos en vuestros puestos de trabajo, ser más espabiladas que yo, dejar de lado circunstancias personales y solicitarlo cuanto antes, es un derecho. Lo más normal es que no ocurra nada, pero hay que prevenir y si de casualidad sucediera algo… El sentimiento de culpabilidad me acompañaría el resto de mi vida.

¡Ahora empiezo una nueva etapa nueva! La última de mi embarazo. Quedan poco más de dos meses que voy a dedicar exclusivamente a nosotros. 

image

 

Anuncios