Avanzando hacia la recta final

Esta semana pasada me ha dejado colapsada de emociones.  El jueves fui muy muy feliz por el nacimiento de mi primera sobrina. Una niña preciosa que ya nació casi criada con 3900 kg. Se llevará con su primo alrededor de mes y medio,  casi nada. 

image

Su precioso y enorme pie.

A marido se le cae la baba…  Y a mi viéndole a él. Queremos estar todo el rato con ella y estamos pendientes de nuevas fotos y WhatsApps con su progreso.  Somos conscientes de que ahora mis cuñados necesitan tiempo y contenemos como podemos las ganas.

Los próximos seremos nosotros…

Después del subidón me han venido los temores.  Llega el final y empiezo a ser más consciente de lo mucho que va a cambiar nuestra vida.  Ayer me entró ansiedad por primera vez a lo desconocido, lo que está por venir pero supe controlarla con pensamientos positivos. ¡Estoy muy ilusionada y de eso no hay duda alguna! Además tengo una pareja que es un sol y me está ayudando y apoyando en todo lo que necesito y más.

Eso sí…  El tercer trimestre del embarazo… ¡Qué pesadez! Por suerte he pasado el resto del embarazo sin complicaciones pero ahora la tripa empieza a abultar bastante, estoy torpe, me molesta la espalda, siento hinchadas las piernas a ratos, me cuesta encontrar la postura adecuada y me develo sin motivo cada noche varias veces.  ¡Es la recta final!

image

Mi tripa.

Mañana tengo la ecografía del tercer trimestre.  La última eco si todo va bien de mi pequeño.  Espero poder escribir pronto más sobre la experiencia ;).

Anuncios