Mi lucha, mi motivación.

Tengo abandonado el blog, pero en todo este tiempo he estado librando la experiencia más intensa de mi vida. Tal como prometí a Liela comienzo a compartir mi historia… Puedo adelantar que con final feliz 😉.

Mi embarazo fue idílico,  me encontré genial. Esperaba que el parto y postparto siguieran la misma sintonía. Sólo tuve problemas las dos últimas semanas,  me encontraba bien pero mi tensión se empezaba a disparar.  Cada día tenía control y fui un par de veces a urgencias por este motivo.

Estando de 39+2 rompí aguas a la 1 de la madrugada. Ese mismo día, el 9 de Septiembre a las 17:57 nacía mi pequeño milagrito. 

El parto se complicó.  Fue una mala experiencia y mi bebé también sufrió por ello.  Lo que no sabíamos es que lo peor todavía estaba por venir.

La famosa depresión postparto no ayudó en absoluto y gracias al apoyo de mi marido y mi familia he conseguido superarla.

No todo es tan negro, si me he animado a escribir ahora es porque pasados 21 días por fin me siento esperanzada y feliz. También algo culpable por no haber podido disfrutar los primeros días de vida de mi retoño.

En la siguientes entradas escribiré sobre mi experiencia.  Pero antes de acabar os dejo una foto de la personita que ha hecho que yo misma me sorprenda de mi fuerza de voluntad. 

image

Muchas gracias por haber estado junto a mi en el embarazo.  Ahora toca vivir una nueva experiencia todavía más emocionante.

Anuncios