Harmony test

El test Harmony es una prueba de diagnóstico prenatal no invasiva que sirve para detectar si un feto tiene una de las tres trisomías más frecuentes, las de los cromosomas 13, 18 y 21.

Antes de mi embarazo nunca había escuchado hablar de este test y desconocía su existencia. Dio la casualidad que mi cuñada que está embarazada de dos meses más que yo se la realizó y acabaron mucho más tranquilos con el resultado de la prueba. Papá Laurel desde ese momento tuvo claro que quería que también me la realizara. Por mi parte no estaba  tan convencida, suponía un gasto importante, prefería invertir ese dinero en otra cosa para el bebé. Pero… me empezaron a llegar mis famosas inseguridades… ¿Y si no me la hago y después me arrepiento? Así que al final, después de meditarlo, lo hablamos con nuestro ginecólogo y nos recomendó el laboratorio LABCO para realizar la prueba.

Según su información puedes  realizarla a partir de la semana 10 de gestación, pero la responsable del laboratorio nos recomendó que fuéramos de 11 semanas para asegurarnos de que había suficiente porcentaje de sangre fetal en circulación en mis muestras para obtener un resultado válido para la prueba.

Análisis-de-sangre

¿En qué consiste?

Es un análisis de los cromosomas del feto que se realiza a partir de una muestra de sangre de la madre. Tan solo se necesita extraer sangre a la mujer embarazada y, por lo tanto, no supone ningún riesgo ni para ella ni para el feto. Si los padres desean conocer el sexo del feto, la prueba también permite saberlo. Para esta prueba no se requiere ninguna preparación especial por parte de la embarazada, ni estar en ayunas.

Para poder obtener un resultado final hay que extraer de la muestra de sangre materna al menos un 4% de ADN libre fetal (los cromosomas del feto están formados por ADN). Si no se obtiene esta cantidad, hay que repetir la prueba, es decir, extraer de nuevo sangre de la embarazada.

CYMERA_20150408_190827

Aquí se ve como está expresado el resultado de mi test.

Nosotros acudimos por la tarde después de comer, cumpliendo 11 semanas justas de embarazo. La mujer que nos atendió nos hizo firmar varios papeles de consentimientos e información y después tuvimos que realizar el pago total. En nuestro caso fueron 695€, los cuales hacían pagar al momento y no ofrecían ninguna opción de pago fraccionado. 

Me llevaron a una sala donde me sacaron tres tubos de sangre que inmediatamente metieron en una caja preparada con los logotipos de Harmony test que según me explicaron enviaban a EEUU. Nos dijeron que nos llamarían a los 15 días de realizar la prueba para darnos los resultados.

En este tiempo me despreocupé de la prueba, y a la semana siguiente realicé la ecografía de las 12 semanas que expliqué en mi entrada anterior. Sin embargo me llamaron del laboratorio a los 12 días de imprevisto. Me puse nerviosa a todo poder, y el hombre me dijo por teléfono que estaba todo correcto, los resultados los podía recoger cuando quisiera. Me puse loca de contenta y le dije… ¿¿¿Y el sexo??? Se rió, se hizo de rogar y entre risas me dio la enhorabuena por el varón que iba a tener. 

es-un-nino

¿Me arrepiento de la prueba? En absoluto. De todas formas se ha de saber antes de hacérsela, es que no se da un diagnóstico clínico, como en la amniocentesis. Aquí sólo se habla de riesgo, por lo que la única prueba que puede determinar alguna enfermedad cromosómica sería la amniocentesis. Lo bueno, y por lo que resulta muy atractiva es que tiene una sensibilidad de detección superior al 99%, y dado que con una simple extracción de sangre, nos aporta mucha información.

Anuncios