Inicio » Postparto » Amor a primera vista… no siempre.

Amor a primera vista… no siempre.

Creí que la primera vez que lo viera sentiría un flechazo o una señal que indicara que estábamos unidos por lazos invisibles… Estaba incluso ansiosa por vivir ese momento.

Y no fue como en las películas

image

Quizás influyó mi parto poco respetado o simplemente depende de cada madre.  Sólo se que cuando nació mi Lucero yo no sentí nada. No me llegaba a hacer a la idea de que era mi hijo y sufrí sentimientos de rechazo al tener problemas para establecer la lactancia materna. A los días la ausencia de un vínculo me llegó incluso a martirizar tanto que me sentía culpable.

Ahora se que las circunstancias iniciales no fueron las más idóneas y que sufrí una depresión postparto. De todas formas aunque es un tema tabú,  es un sentimiento más común de lo que se cree entre las madres.

El día que te conocí no sentí nada especial, sin embargo ahora siento, y con intensidad, todo aquello que esperaba sentir el día que naciste.

 El vínculo se dio poco a poco, de manera natural, en nuestro tiempo y nuestro espacio. Ahora indiscutiblemente es el amor de mi vida que cada dia crece más,  sin límites.

image

¿Crees que es un momento que está mitificado? ¿Sentiste un flechazo con tu bebé?

Anuncios

9 pensamientos en “Amor a primera vista… no siempre.

  1. Yo no lo sentí al instante. Como fue una cesárea de urgencia no tenía en mente conocerla esa noche. Cuando la sacaron y me la acercaron para darle un beso pensé, vale si, es mi hija y está bien. Pero nada más.
    Ese flechazo se dio cuando después de coserme nos dejaron a solas en la sala de recuperacion, verla tan pequeña, tan tranquila, tan guapa…ahí si!

    Le gusta a 1 persona

  2. A mí tampoco me surgió ese flechazo y me daba hasta apuro/vergüenza reconocerlo. Me sentía un poco bicho raro por eso. Todas las mamás me contaban lo bonito que fue conocer a sus hijos, que si olían especial, que si el tacto era suave, que si era amor en estado puro… Pues no. Yo eso no lo sentí cuando pude tener a mi hijo en brazos (un día después de haberlo tenido). Supongo que el haber estado separados tantísimas horas y que no me lo dejaran ver, influyó muchísimo en todo esto. Sólo sentía mucho, muchísimo, asombro e incredulidad (en serio, aquel bebé era el que había estado en mi vientre?! Yo tenía un HIJO?!).

    Aunque yo creo que lo mío no fue depresión, ni sentí rechazo hacia él, me he sentido bastante identificada con lo que cuentas.

    Al final, ocurre como dices. Va surgiendo y creciendo ese amor y no para… Es inconmesurable. Es algo que se expanderá durante toda la vida ❤

    Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

    • Yo también tenía ese estado de incredulidad. Me costaba entender el cambio de situación!!

      Ahora ya no tengo tapujos y digo claramente lo que sentí! Aunque algunos me miren raro, se tienen que conocer todas las posibilidades… un abrazo!!

      Me gusta

      • Claro, es que nos venden una idea que luego se aleja bastante de la realidad (en algunos casos) y eso no deja de fastidiarnos a las mamás. Hay que normalizar estas cosas.

        Un abrazo!

        Le gusta a 1 persona

  3. Mi parto fue estupendo y la lactancia también pero si que recuerdo la sensación de sentir a Pichí como “algo ajeno”. No eran sentimientos negativos ni mucho menos pero era una personita nueva a la que tenía que conocer y así lo viví. No me obsesioné porque tenía claro que podía pasar y, lo que decís, segundo a segundo te vas enamorando y cada día, aunque parezca imposible se les adora más!! 🙂 Un besote!

    Le gusta a 1 persona

  4. Nada de resquemores mujeres, la conexión esa nada más nacer no se da en todos los casos, y efectivamente, el parto influye muchísimo. No dejar actuar a la oxitocina natural es un tremendo error, por lo que la oxitocina sintética, la epidural y la cesárea juegan en nuestra contra. Además, la depresión posparto existe, pero aún en más casos la tristeza posparto, que se hace más insoportable porque es una tristeza que la sociedad no entiende (si pasas por un duelo a nadie le extraña que estés triste, pero si tienes a la persona más maravillosa del mundo a tu lado “de qué coño te quejas?”). Pero no hay de que avergonzare y tampoco ocultarlo, los tabús sólo sirven para hacer crecer la pelota y que otras madres conocidas se sientan malas madres porque no conocen a nadie que les haya pasado lo mismo, en fin… ir a alguna reunión abierta de EPEN ayuda un montonazo a normalizar tooodos los sentimientos y sensaciones “raras” por las que hayamos pasado.
    Hemos hecho algo increíble con nuestro cuerpo, nos merecemos un descanso de tanto postureo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s